EN EL HIPÓDROMO DE PALERMO, EN CONDICIONES DE SERVIDUMBRE

El Ministerio de Trabajo nacional, junto a miembros del RENATRE, del Ministerio de Desarrollo Social de la nación, y de la Dirección General de Seguridad e Higiene del GCBA, llevaron a cabo una inspección general de casi un centenar de trabajadores de studs en el hipódromo de Palermo, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
trabhip%C3%B3dromo2

Este viernes pasado, el Ministerio de Trabajo nacional, a través de inspectores de la Subsecretaría de Fiscalización, quienes junto a miembros del RENATRE, del Ministerio de Desarrollo Social de la nación, y de la Dirección General de Seguridad e Higiene del GCBA, llevaron a cabo una inspección general de casi un centenar de trabajadores de studs en el hipódromo de Palermo, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Los agentes han constatado condiciones precarias de habitabilidad y de condiciones de Seguridad e Higiene en los lugares donde los trabajadores tenían sus camas, sectores de alimentación, baño e higiene personal (duchas), no contando con los vestuarios adecuados ni con instalaciones propicias para que los mismos vivieran allí.

Como consecuencia de la acción conjunta de los distintos organismos nacionales y locales, coordinados por esta cartera laboral nacional, los trabajadores que habían denunciado que se encontraban impedidos de salir del predio bajo amenaza de pérdida del vínculo laboral, pudieron volver a sus hogares para estar con sus familias.

Claudio Villalba, uno de los peones, detalló a la radio AM 750 que cobran sueldos de $20.000 aproximadamente en blanco bajo un convenio “flojo de papeles”. Tras 90 días encerrados, finalmente les permitirán salir del predio.

Villalba contó que tiene tres hijas a las que no puede ver desde que comenzó la pandemia porque “nos tuvimos que quedar acá adentro”.

Sobre las condiciones de vida dentro del predio, donde estaban hacinados, explicó que los peones son más de 300 y que temen que si salen del predio pierdan su trabajo: “En abril nos dieron permiso de una vez por semana, pero de repente cerraron todo. Podemos salir, pero si lo hacemos no nos dejan entrar más”.

Te puede interesar