"EL GOL QUE HIZO MÁS FELIZ A LOS ARGENTINOS"

A 34 años del título, los recuerdos del futbolista que marcó el 3-2 en la final frente a Alemania en México 86
t_1530211529841_name_b

Faltaban sólo cinco minutos. Argentina, que le ganaba 2 a 0 a Alemania, había sufrido por arriba y el empate en la final de la Copa del Mundo de México 1986 paralizaba a todo un país. Fue en ese instante cuando otra vez Maradona metió un pase de gol para Jorge Burruchaga que encaró como si en vez de faltar cinco se jugaran apenas cinco. La definición fue perfecta.

“La final se nos complicó, pero si algo tenía esa Selección era una fortaleza anímica tremenda. Por eso fuimos a buscar el tercero, para no llegar al alargue. Y tuve la suerte de convertir el mejor gol de mi carrera, el que hizo muy feliz a todos los argentinos; fuimos campeones del mundo por primera vez fuera de nuestra patria”, recuerda Jorge Burruchaga, el que con la camiseta número siete se mandó esa corrida interminable para darle a la Argentina su segunda Copa del Mundo.

“Fue el Mundial soñado, el que todos queríamos. Habíamos ido con pocas chances para muchos, pero nosotros siempre estuvimos muy convencidos; y lo ganamos de punta a punta”, asegura el ex Independiente.

El equipo conducido por Carlos Bilardo ganó seis partidos de los siete disputados: 3-1 a Corea del Sur, 2-0 a Bulgaria, 1-0 a Uruguay, 2-1 a Inglaterra, 2-0 a Bélgica y 3- 2 a Alemania. Al único que no pudo vencer fue a Italia: 1-1 en la fase de grupos. En el aniversario número 34 del título, Burruchaga está orgullo del plantel que levantó la Copa del Mundo en el estadio Azteca. “Tuvimos que atravesar dificultades durante ese proceso en el que fuimos castigados. Pero nosotros siempre estuvimos convencidos de lo que nos decía nuestro entrenador, que repetía que cuando llegáramos a México íbamos a estar bien”, recordó para www.argentina.gob.ar.

“Sabíamos que el primer partido frente a Cora era el más difícil y ganamos jugando muy bien; nos sacamos un peso grande. Ese día a Diego lo mataron a patadas. Después empatamos con Italia que defendía el título y el empate nos dejó al borde de la clasificación. Y fuimos creciendo, el partido clave para mí fue el de Uruguay, lo ganamos merecidamente. Luego Inglaterra, con el mejor gol de toda la historia del fútbol”, remarcó Burru.

Un recuerdo mágico

El “Mago” Oscar Garré fue de los jugadores más cuestionados por el periodismo y el público, a la hora de la convocatoria. Sin embargo, el regreso fue con gloria y se ganó para siempre el reconocimiento por su entrega, humildad, sacrificio y aquella inolvidable vuelta olímpica. “No era fácil llegar a la Selección siendo jugador de Ferro. Pero esa mochila pesada a mí no me iba a quitar la ilusión de jugar el Mundial. En mi primera convocatoria dije que para dejarme afuera me tenían que sacar con los pies para adelante, ya sabía que iba a dar todo por la Selección”, relató para la web de la Secretaría de Deportes de la Nación Garré.

Y continuó: “Sin duda fue un título que con los años va cobrando cada vez más importancia. Nosotros jugamos por la gloria y la gente lo sigue reconociendo. Ganar un Mundial es lo mejor que te puede pasar como futbolista, es lo máximo, es la concreción de un sueño. Nos habíamos jurado que así como fuimos los primeros en llegar íbamos a ser los últimos en irnos y finalmente tocamos el cielo con las manos”.

Te puede interesar