LA SESIÓN SE DIO CON UNA MOVILIZACIÓN DE REPUDIO

Los diputados adentro y los representantes de las organizaciones sociales y sindicatos afuera. "Las mineras, las empresas extractivistas, las que nos envenenan los campos. Tenían por donde empezar, pero eligieron golpear a los trabajadores". "El sustento de esta ley es enfrentar a trabajadores que no ganan tan mal, con trabajadores que ganan pésimo". Algunas de las frases escuchadas en la fría mañana de miércoles.
movilizacion

La sesión de diputados de este martes marca que en la provincia la influencia nacional tenía poco y nada que ver. Cualquiera diría que el acompañamiento de Bordet a algunas políticas impulsadas por el macrismo era por una cuestión de contexto político o de superviviencia. Parece que no.

Ayer, a contrapelo de las propuestas que discute el gobierno nacional, como el impuesto a las grandes fortunas, Bordet buscó imitar a su par Juan Schiaretti e impulsó, en plena cuarentena, sin discusión con las organizaciones representantes de activos y jubilados, una reforma que afecta directamente a decenas de miles de trabajadores.

Bajo la excusa de que "todos tenemos que hacer un esfuerzo", el oficialismo buscó confrontar permanentemente a trabajadores con trabajadores, planteando que una persona que cobra 55.000 pesos no puede negarse a ser solidaria con otra que no cobra nada. Una solidaridad floja de argumentos y de dudosa efectividad. Justo en el día que todo el país homenajeó a Perón, acá se votó una ley que su argumento central se sostenía si se lograba enfrentar a los trabajadores que ganan algo más que la Canasta Básica Total con los trabajadores que ganan una miseria por parte del Estado.

"Revirtieron la prueba", señaló ayer Susana Cogno, de Agmer Paraná. Es que un gobierno que reconoce que la inflación es del 55 por ciento; que mantiene sueldos estatales por debajo de la línea de indigencia (contratados de obra reciben en mano menos de 18.000 pesos); que no resolvió paritarias este año; pero considera que un trabajador con 55.000 pesos en la mano es plausible de un ajuste porque es un "ganador" o pertenece a un sector de los que siempre ganan.

También sectores de la economía popular se expresaron sobre las escalinatas y afirmaron que "este ajuste de 2 mil o 4 mil pesos a cada trabajador o trabajadora, se lo quitan a la economía popular, porque ese dinero es que se reinvierte sobre los trabajadores informales de la economía".

También hablaron jubilados estatales quienes afirmaron "sentir dolor por ser señalados como privilegiados". También otra reconocida referente señaló todos los nombres de los diputados y diputadas del bordetismo que acompañaron de forma unánime la propuesta de Ley, aunque dos diputadas se hayan abstenido de votar el articulado criticado por las organizaciones sindicales.

Bordet mostró unidad de su bloque e impuso una Ley que ningún diputado pudo defender públicamente o ante los gremios o sindicatos. Logró en esta votación lo que no había logrado durante el macrismo: el acompañamiento a una ley de ajuste sin tener disensos. Le llevó cuatro años, pero lo logró.

Te puede interesar