¿SE FUE SANTA ROSA?

El pronóstico del tiempo indicaba que para la región, entre el martes y el miércoles, la famosa tormenta de Santa Rosa se iba a hacer presente para ingresar a los registros por lluvias y tormentas fuertes. Después del breve chaparrón de la madrugada de este jueves, la tormenta parece haberse disipado.
tormenta_5_570x340
tormenta_5_570x340

Los pronósticos indicaban que la tormenta más famosa de Argentina diría presente en el centro-este del país. Iba a aparecerse entre el martes y miércoles, justo en fecha para entrar en los registros.

Si bien aún se encuentra en vigencia el alerta meteorológico por tormentas fuertes en gran parte del centro este del país, todo parece indicar que 2020 no entrará en el registro de los años que contaron con la presencia de la única tormenta que tiene nombre propio: Santa Rosa.

La lluvia acaecida en la madrugada de este jueves no alcanza para calificar dentro de los que se acostumbra para esta fecha , y si bien los pronósticos indican más inestabilidad, a ojo de buen cubero, la tormenta ya parece haber  pasado.

La probabilidad de lluvias y tormentas están marcadas hasta la madrugada de este viernes, por lo que habrá que esperar si la Santa Rosa esta vez se hace esperar.

Por qué el nombre

Según indica la página del SMN, lleva este nombre por ocurrir en los cinco días previos o posteriores a la celebración religiosa de Santa Rosa de Lima, el 30 de agosto. Pero, ¿cómo es posible que una tormenta ocurra siempre más o menos en la misma fecha? Bueno, acá valen dos aclaraciones importantes.

Primero. Por estos días, la primavera empieza a pedir pista. Es completamente esperable que las primeras irrupciones de aire cálido se topen con el invierno que aún está en escena, y como resultado se produzcan tormentas. El aire cálido y húmedo -que es más propio de la primavera y el verano- es un ingrediente fundamental para la generación de sistemas convectivos, y es por eso que hay muchas más tormentas en épocas estivales que en invierno.

Segundo. Una lluvia, por más intensa que sea, no puede arrogarse el título de tormenta. A esta categoría se llega, sí y sólo sí, la observación meteorológica registra actividad eléctrica. Sean truenos o relámpagos. Dicho de otro modo, para que se compute un día “con tormenta”, no es requisito que llueva. En cambio, sí es indispensable que se registre actividad eléctrica en alguna de sus manifestaciones: rayos, relámpagos, truenos.

Te puede interesar