SE CUMPLEN 30 AÑOS DEL FEMICIDIO DE MARÍA SOLEDAD

La violación seguida de muerte de María Soledad Morales a manos de unos "hijos del poder" fue uno de los hechos que transformó la percepción sobre la violencia machista y sobre la justicia en nuestro país.
973362

María Soledad Morales era una estudiante de 17 años de la provincia de Catamarca. En la noche del 7 de septiembre de 1990, asistió a una fiesta organizada por su curso para recaudar fondos para el viaje de egresados. Esa noche fue violada y asesinada por un grupo de hijos del poder. Su cuerpo fue encontrado días después al costado de una ruta mutilado. El caso marcó un antes y un después en nuestro país. En la búsqueda de justicia aparecieron las masivas "Marchas de silencio"; también el gobierno nacional (a cargo de Carlos Menem) debió  intervenir la provincia tras las declaraciones de, por aquel entonces, el diputado nacional Ángel Luque - padre del acusado Guillermo Luque - quien aseguró que si su hijo hubiera cometido ese crimen el cuerpo no hubiera aparecido. Dos acusados, dos Juicios orales y 8 años tardó la justicia en dictar sentencia.

Guillermo Luque y Luis Tula fueron los responsables juzgados por el femicidio de María Soledad. Finalmente se dictó sentencia en 1998 - 8 años después de cometido el femicidio-. Tula era su pareja y fue juzgado como su como partícipe secundario y "entregador". Condenado a 9 años de prisión. En 2003 fue beneficiado con libertad condicional por haber cumplido dos tercios de la condena. En tanto Guillermo Luque, hijo del ex diputado nacional Ángel Luque, fue juzgado como responsable de la violación seguida de muerte y se le otorgó una condena de 21 años, en 2010 fue beneficiado con salidas transitorias. Hoy ambos viven en el centro de la ciudad - San Fernando del Valle de Catamarca - Luque vive de las rentas de su familia y Tula es abogado penalista (estudios que cursó mientras estuvo cumpliendo la condena).

Cambiar la historia

El caso de María Soledad marcó un antes y un después en nuestro país. Ada Rizzardo, madre de María Soledad, dijo a Agencia Telam que "No me gusta opinar de política, lo único que puedo decir es que hubo un cambio, un antes y un después de María Soledad. Hasta que pasó lo de mi hija nadie se animaba y atrevía a denunciar, ni decir nada. Todo el mundo se quedaba callado. Desde el '90 se cambió la historia, la gente ahora sale, denuncia, busca saber qué es lo que pasó. Ahora las familias enfrentan a quienes uno cree que son los responsables o los culpables".

Ada también envió un mensaje a Cristina, madre de Facundo Astudillo Castro,  "no hay que claudicar" en la búsqueda de Justicia, aunque sabe que la pérdida de un hijo es una "herida que queda para siempre" y que "el calvario" para las familias "es una cruz muy pesada que se lleva de por vida".

Te puede interesar